Daño causado por el spam

¿Qué se necesita para combatir el correo no deseado? El spam se inició hace varios años con correos publicitarios modestos, que con el tiempo, se transformaron en una seria amenaza técnica, económica y social.

  1. Comunicaciones sobrecargadas. El spam bloquea los canales de comunicación y crea tráfico que debe ser pagado por el proveedor o por el propio usuario (o el empleador, en el caso de una empresa). Según las estimaciones de Alexander Ivanov, el Presidente de la Asociación Rusa de Redes y Servicios, los operadores de Internet perdieron 55 millones de dólares por los daños causados por el spam. Esta cifra representa sólo los gastos de tránsito. Además, hay servidores de correo que reciben y procesan el spam. Estos servidores tienen que ser mantenidos por especialistas altamente remunerados. Por lo tanto hay una infraestructura de costos sustanciales de ejecución.
  2. Pérdida de tiempo. Si el spam llega a la bandeja de entrada del usuario, el destinatario tiene que eliminarlo manualmente. Una persona que lee 10-20 correos electrónicos por día, recibe alrededor de 160 a 180 mensajes de spam junto con su correspondencia comercial. Eso significa que, en promedio, pierden 5 o 6 horas por mes eliminando spam, en detrimento de su tiempo de trabajo productivo.
  3. Irritación y descontento. El hecho de tener que eliminar manualmente el spam hace que el usuario se convierta en un técnico de la eliminación de ‘residuos electrónicos’. Estar obligado a tomar tales medidas no puede dejar de irritar al usuario, dando lugar a emociones negativas no deseadas.
  4. Perder un correo electrónico importante por tener que eliminar una gran cantidad de correo no deseado. Todos los que se han enfrentado a una situación de este tipo, van a entender de inmediato. No se requieren más comentarios.
  5. Criminalización del spam.

Año tras año, el componente publicitario, que fue el propósito original del spam, se fue degenerando cada vez más hacia un simple oportunismo criminal. Dado que los correos de spam son anónimos, sus propietarios a menudo se hacen la ilusión de que pueden operar con impunidad.

Los tipos más populares de correos no deseados criminal son las cartas nigerianas y el phishing. Los spammers se han vuelto realmente inventivos a la hora de crear ‘carnadas’ para los usuarios y buscar nuevos objetivos para sus ataques.

Además, los servicios de spamming son constantemente requeridos por los creadores de virus. Los autores de malware utilizan correos de spam para distribuir sus últimas creaciones, a menudo colocando enlaces a sitios infectados en un correo diseñado para atraer a los usuarios incautos hacer click en ellos. En este sentido, los destinatarios de los mensajes de spam corren el riesgo de su que su equipo sea infectado por un programa malicioso.

Según los expertos, el correo no deseado genera pérdidas de decenas de miles de millones de dólares al año. Por esta razón, la protección antispam no sólo es deseable, sino que es una necesidad urgente. Si la actividad spammer no se restringe, el correo electrónico podría convertirse fácilmente en una cosa del pasado.

En el mundo moderno, la protección antispam y la protección contra el malware se han convertido en una parte indispensable de cualquier sistema de seguridad de IT.